limpieza facial profunda

¿Qué es una limpieza facial profunda?

La limpieza facial profunda es un tratamiento para mejorar la salud y el aspecto de la piel del rostro. Permite eliminar puntos negros, comedones e impurezas que se acumulan día a día y hacen que la piel pierda vitalidad, frescura y luminosidad.

Una limpieza facial profunda permite que la piel respire de nuevo y las células se regeneren manteniendo un aspecto saludable, estimulando la producción de colágeno, elastína y reticulina de manera natural y mejorando la absorción de cremas y productos hidratantes y nutritivos.

¿Para qué sirve la limpieza facial profunda?

La limpieza facial sirve para eliminar el aspecto de un rostro cansado, atenuar las ojeras y líneas de expresión, nutrir e hidratar la piel y recuperar la suavidad y luminosidad de un rostro joven y saludable.

¿Cómo hacer una limpieza facial?

Seguramente a diario limpias tu rostro en casa por las mañanas durante el baño y en las noches para desmaquillarte. La noticia es que está limpieza que realizas en casa no es suficiente porque es superficial. Por eso te aconsejamos visitar por lo menos una vez al mes un especialista para recibir un procedimiento completo y profesional. ¿Quieres realizarte una limpieza facial profesional?

Limpieza facial profunda paso a paso:

  1. Limpiador: el primer paso para una limpieza facial es eliminar el maquillaje y las impurezas del rostro, para ello utilizamos un limpiador dermocosmético indicado según el tipo de piel y finalizamos con agua.
  2. Exfoliación: el segundo paso consiste en remover las células muertas, puntos negros y granitos utilizando un producto exfoliante, acompañado de un masaje suave de forma circular en frente, mejillas, nariz y mentón.
  3. Vaporización: el segundo paso es abrir los poros con vapor para que los productos que vamos a utilizar más adelanten penetren mejor en el cutis. Para ello utilizamos un equipo profesional que genera un chorro de vapor sobre el cutis acompañado de aceites esenciales como eucalipto y lavanda que ayudan a relajar el rostro, y ozono que descongestiona y desinfecta.
  4. Extracción de comedones: en este paso la cosmetóloga realiza un barrido por todo el rostro de los granitos, espinillas y puntos negros haciendo una leve presión con sus dedos en las zonas con más impurezas para extraerlos. Este procedimiento se realiza con guantes y productos desechables cuidando al máximo la higiene y asepsia.
  5.  Mascarilla: una vez tenemos la piel libre de impurezas, granitos, espinillas y puntos negros procedemos a aplicar la mascarilla de acuerdo al tipo de piel, hay mascarillas para piel grasa, pieles secas o mascarillas con fines hidratantes o nutritivos. Se deja actuar por unos 20 minutos y se retira con agua e infusión de manzanilla para darle una sensación calmante y antiinflamatoria al cutis.
  6.  Tonificar: el siguiente paso es cerrar los poros y equilibrar el PH de la piel, para ello utilizamos un tónico el cual se exparse por dodo el cutis con un suave masaje.
  7. Hidratar: utilizamos una crema hidratante que nos permite recuperar la elasticidad e hidratación de la piel para evitar quedar con una senación aspera y reseca.  
  8. Sellar los poros: en este paso utilizamos un equipo que nos permite aplicar pulsos de alta frecuencia, hacemos un recorrido por todo el rostro lo que nos da un efecto tensor, descongestionante y una acción antibacteniana.
  9. Protector solar:  para finalizar la limpieza facial aplicamos protector solar, de esta manera se termina el procedimiento y se observan resultados inmediatos con una piel suave, tersa y vital.

La piel es el mayor órgano de nuestros cuerpo, con funciones tan importante como protección de las agresiones físicas externas frente a los rayos UV y a los agentes infecciosos o sustancias como suciedad y contaminación ambiental.

Tips para mantener una piel saludable:

  • Incluir frutas y verduras en la alimentación diaria
  • Tomar unos 4 vasos de agua al día
  • Lavarse el rostro todas las noches antes de ir a dormir
  • Utilizar cremas hidratantes y nutritivas según el tipo de piel
  • Aplicar protector solar 2 veces al día
  • Realizarse una limpieza facial profunda profesional una vez al mes